En 1982 nace la casa Sorrentino, gracias a Marino Sorrentino quien más tarde transmitirá su arte a su hijo Giovanni.

Seleccionaremos de la manera más sabia y apasionada la mejor carne, seguiremos personalmente cada fase del trabajo para obtener la perfección.

Estandarizaremos el sector de producción (desde el sacrificio interno de la carne hasta su maduración).

Para tener la mejor calidad de carne seleccionaremos de forma muy severa la crianza. La tradición y la tecnología son dos elementos que parecen contrastar, es decir, el hecho de producir solo salchichas de buena calidad.

Presupuestos agrupados (0)